Felipe Puig, en evidencia