Supernanny recomienda escribir en un cuadro las rabietas de Hugo para controlarlas