Hugo deja de recurrir a las rabietas para ser el centro de atención