Las pataletas de los niños y la boda, calientan los ánimos de Laura y Miguel