Cristina prueba nuevos alimentos y deja de recurrir a los berrinches