Cristina y su padre pintan en la cocina para convertirlo en un lugar lúdico