Miguel entrega la consola tranquilamente y gana tiempo de juego para otro día