Miguel cambia la consola por jugar al escondite con su madre y su hermana