Giovanni y Sandro han aprendido a esperar tranquilamente