Con su padre en casa, Julito y Aroa obedecen