Hacer la compra con Érik no es fácil