Lucía, Celia y Jesús, tres pequeños terremotos