Aprendemos a esperar cuando nos dicen: "ahora no"