Gonzalo comprende que llorar no sirve de nada