Laura también se ve obligada a ceder a las rabietas de su hermano