Mercurio, y su extraño vínculo con Orlando