Laeta, a Gannicus. “Ahora no soy más que una esclava, como lo eras tú”