Espartaco piensa en Gannicus como su sucesor: “Si alguna vez yo callera…”