Ilithya, a Spartacus: “Quítame la vida, y la de tu hijo”