Combates, placeres carnales y una traición en lo nuevo de ‘Spartacus’