"Morir con la espada en la mano", una de las máximas de los Ásatrú