Eulalia congeló el cadáver de su hija para que la revivan cuando la ciencia avance