Los nervios de Gonzalo le juegan una mala pasada, pero consigue el contrato deseado