Tamara Falcó asiste a la elaboración de la hostia consagrada en un convento