La Silvi, una peluquera de tradición