El monólogo de Silvia Abril: La peluquera más cotilla de ‘Sopa de Gansos’