Monólogo musical: Los tres acordes universales de Álex O’dogherty