Moncho Borrajo, el rey de la improvisación