Ichabod y Abbie, en busca del purgatorio