Ichabod y Mills, en busca del farol