Ichabod descubre la verdadera identidad del jinete sin cabeza