Crane y Mills tienden una trampa al jinete gracias a la tecnología actual