Ichabod rompe el vínculo de sangre que le une al jinete