Las cinco pistas que Washington Irving dejó para el cuadro del jinete sin cabeza