La cita de Christian y Shara: la demostración de que los polos opuestos se atraen