Los juguetes sexuales no se inventaron ayer