Una jornada con las bolas chinas puestas