Nallat y José explotan el sentido del tacto