El dinero es para los limpios: “¡Mentira! Yo vengo duchada al trabajo y no gano más”