España, ¿un país de corruptos?: “Aquí somos unos aficionados robando pasta”