Los “Defectos perfectos” de Chenoa y Bisbal: “¡Niña, supéralo!”