Un pirado cree que la CIA quiere matarle