La vicepresidenta quiere tomar el mando