La mujer del dictador no ha sido secuestrada