Samanta Villar, a punto de saltar desde un puente para enfrentarse a su vértigo