Samanta se enfrenta a su vértigo y se sube a una montaña rusa (¡pero termina llorando!)