Samanta es feliz cumpliendo su gran sueño: ¡Bailar como en Dirty Dancing!