A Erik le parece “poca cosa” el anillo de 3000 euros que le ha regalado su prometido