Los contaminados queman su marca del brazo para evitar ser descubiertos