Santa, a Bárbara: “¿Es cierto que se le induce la rabia a los contaminados?”